EN POS DE LA SANTIDAD

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.  Nuestro Dios espera que todo creyente viva una vida santa.

%d personas les gusta esto: