RESISTIR LA PRESIÓN DEL MUNDO (Daniel 1:01-07)

Cerca del año 300 cuando se intensificaba  la persecución a la iglesia primitiva existió  Perpetua una Joven romana, quien había aceptado a Cristo y participaba  de la reuniones que hacían escondidos ella y su empleada Felicitas, cierto día fueron arrestadas y llevadas a prisión como unas criminales común. La tristeza de su padre un noble fue muy grande cuando se le informo, y fue de inmediato a rogarle que renunciara a su nueva fe, su insistencia fue en vano. Sin embargo lo que su padre no había logrado lo hizo su indefenso bebe, quien pidió q se lo llevaran par verlo y amatarlo. Luego hablo con su madre y le entrego su bebe, al acercarse la fecha de la ejecución su padre volvió a rogar que se arrepintiera y cediera ante la presión pero ella no acepto y se le golpeo severamente a Perpetua le dolio mucho ver esto, lo sentía como su propio sufrimiento, pero ella no cedió. Al terminar el juicio se decidió que fueran llevadas al circo donde era la costumbre de tortúralos públicamente antes de ser ejecutados, se les desvistió y se soltó una novilla enfurecida, la tortura pareció ser excesiva ya que el publico grito basta, de ahí  fueron llevadas al verdugo y perpetua grito a sus entristecidos amigos cristianos “proclamad la palabra a los hermanos, permaneced en la fe, amados los unos  a los otros y que nuestro sufrimiento no se vuelva un estorbo para ustedes” y la llevaron al degollador, quien no acertó al primer golpe , pero Perpetua quien grito de dolor tomo la temblorosa mano del gladiador y dirigió la espada hacia su garganta para que terminara con esta tortura.

 Tal vez en estos tiempos no estamos enfrentados a persecuciones como esta, sin embargo el diablo siempre busca como hacernos tropezar de diversas formas de manera que reneguemos de Cristo y le adoremos. Hoy veremos como el mundo quiere presionarnos para que dejemos nuestra fe en Dios.

 Es el caso de los cuatro jóvenes israelitas quienes fueron llevados a babilonia y trataron de hacer  que se olvidasen de su religión  y su patria.

a.      LENGUA: LASHON  «lengua; lenguaje; habla».(v.4) Se conjetura que este vocablo podría tener su raíz en el término «lamer».  Aparece 115 veces en el Antiguo Testamento hebreo.

    1. En la literatura sapiencial en particular, la manera de hablar se tiene como la expresión externa del carácter del que habla.
    2.  En proverbios 15 :04 dice , la «lengua» del justo comunica vida, Aunque la «lengua» se describe «como espada afilada» (Psa_57:4), es portadora de vida para los justos y de muerte para los injustos: «La muerte y la vida están en el poder de la lengua, y los que gustan usarla comerán de su fruto» (Pro_18:21; cf. 21.23; 25.15).
    3.  Cambio de Lengua significa:

            I.            Lengua engañosa. No se puede confiar en la «lengua» del necio (Psa_5:9)
            II.            Lengua  jactanciosa (Psa_140:11)
             III.            Lengua mentirosa y lisonjera (Pro_26:28)
            IV.            Lengua difamadora (Psa_15:3),
            V.            Lengua  subversiva y perversa (Pro_10:31).

b.       ALIMENTO (v. 5):

      1. Es uno de los símbolos de comunión con DIOS. Isaias 25:06  Sobre este monte, el Señor *Todopoderoso preparará para todos los pueblos  un banquete de manjares especiales,  un banquete de vinos añejos,  de manjares especiales y de selectos vinos añejos.
      2. Su palabra es alimento espiritual: Deut. 08:03  con lo que te enseñó que no sólo de pan vive el *hombre,  sino de todo lo que sale de la boca del Señor. Lucas 4:4  Jesús le respondió: Escrito está:  ‘No sólo de pan vive el hombre.
      3. Cambiarles el  alimento: pudiera significar llenar sus  corazones con: Pensamientos pecaminosos, Codicia, envidia.

c. EL NOMBRE: SHEM  «nombre; reputación; memoria; renombre».  El vocablo aparece unas 864 veces a través del Antiguo Testamento hebreo.

      1. Entre los hebreos, el nombre estaba estrechamente ligado con la existencia. Lo que no tenía nombre no existía (Ec 6.10a). De allí que la creación estuviera incompleta hasta tanto no recibiera nombre (Gn 2.18-23). Dar un nombre era privilegio del padre, la madre o de un ser superior. Por eso, Adán ejerce su señorío al dar nombre a los animales, y al colocarlos en cierta relación, posición y función (Gn 2.19).
      2. El nombre de un hombre era la expresión de su personalidad, por tanto, un cambio de nombre indicaba un cambio de carácter (Gn 27.36; 32.28) o de posición (2 R 23.34). Como expresión de la personalidad, el nombre también denotaba atributos como justicia (Sal 89.15, 16), fidelidad (89.24), santidad (99.3), fama, gloria (Gn 11.4), etc. Tener varios nombres indicaba importancia (Job 30.8).    El cambio de nombre se interpretaba en el antiguo  Oriente como una afirmación de dominio.
      3. Les puso nuevos nombres. Los cuatro jóvenes hebreos tenían nombres que honraban al Señor, el Dios de Israel. Se hizo esto con el propósito de identificar a los cuatro jóvenes con la cultura babilónica (cp. Gn 41:45; Est 2:7)

a. Daniel significa “Dios es mi juez”, mientras que el nuevo nombre Beltsasar significa “Bel, protege su vida”

b. Ananías significa “el Señor ha sido bondadoso”, mientras que Sadrac significa “soy muy temeroso.”

c. Misael significa “¿quién es lo que Dios es?”, mientras que Mesac significa “Yo no cuento para nada.”

d. Azarías significa “el Señor ha ayudado”, mientras que Abed-nego significa “siervo del que brilla.”

Para ir finalizando es importante recordar que nuestra sociedad   quiere cambiar nuestro lenguaje pretende que seamos lo mas parecidos a ellos posible, que adoptemos  uno  mundano, un trato verbal con falta de respeto hacia los demás, palabras deshonestas, mentiras y engaño, sin dejar de mencionar un lenguaje con doble sentido, dejando de lado la enseñanza de Jesucristo, quien nos llama a ser de bendición y a abrir  nuestra boca con prudencia.

El   mundo no bombardea  a diario con otro tipo de alimento, pero su palabra siempre debe ser nuestro alimento preferido, (estando en comunión con el, leer su palabra y orar).

Por ultimo debemos recordar que La escritura dice que al ser hechos hijos de el, somos adoptados y pasamos a ser  parte de su familia y como consecuencia tendremos su nombre. Aunque el de nosotros no sea tan lindo, pero Dios nos asegura darnos uno mejor.

Es por ello que debemos seguir el ejemplo de estos jóvenes, que fueron capaces de Resistir ante las tentaciones y a pesar de que pasaron por el fuego no transaron sus  ideales y fe en Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d personas les gusta esto: